+34 687 23 77 87 infodream_om@gmail.com
Comparte en...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest

 

No hay nada más bonito que dar vida, pero algunas mujeres estarán de acuerdo conmigo que el proceso del embarazo no siempre es el más sencillo. La primera vez que lo viví tuve nueve maravillosos meses en los que físicamente estuve genial. Hice ejercicio hasta el último minuto, yoga cada día, meditación… Excepto el malestar de los primeros tres meses, mi cuerpo fluyó con mucha naturalidad.

Mi segundo embarazo ha estado lleno de altibajos y aunque emocionalmente me siento mejor que en el primero, a nivel físico he sufrido de todo: tres meses de reposo absoluto por amenaza de aborto, migrañas, nauseas, vómitos, sacroileítis, uno que otro susto relacionado con el bebé, más el extremo cansancio de tener otro hijo de dos años.

Ya que durante la gestación es difícil acudir a los medicamentos para el dolor o incluso a ciertos remedios naturales, he optado por ciertas terapias alternativas que ya había usado con anterioridad para ayudarme a mantener el equilibrio cuerpo-mente-espíritu. Ahora que estoy en la recta final del embarazo con más de 38 semanas, considero que estas herramientas han sido mis grandes aliadas:

ACUPUNTURA

Desde hace muchos años me ha ayudado a encontrar el equilibrio en muchos aspectos de mi vida: ansiedad, control de estrés, dolor… En mi primer embarazo fue de gran utilidad y en este segundo me ha funcionado en especial para desaparecer los dolores de cabeza, migrañas y dolor en el sacro. También ha sido una herramienta ideal para mantenerme tranquila durante este proceso.

Desde la semana 37 comencé con un cuadro de gripe y la acupuntura me ha ayudado a subir mis defensas, liberarme del malestar y acelerar el proceso de curación. Mi sitio favorito en Barcelona es Acupuntura Barcelona-Balanced Living y además de que Cristina es un encanto, es especialista en medicina tradicional china, embarazadas y fertilidad.

HO’OPONOPONO

No he podido practicar tanto yoga como me gustaría y aunque tuve algunas alumnas de yoga prenatal no he querido forzarme demasiado. Además he descubierto que en mi segundo embarazo, no he estado tan pendiente de todos los cambios como con el primero, pues el cuidar a otro bebé no existen las mismas oportunidades para descansar y desconectar. Hacer unos minutos de meditación al día me ha ayudado a conectar con el bebé que viene en camino y a reflexionar sobre todo el malestar que mi cuerpo me ha querido transmitir en estos meses y su verdadero significado. Mi técnica de meditación favorita en este sentido es el Ho’oponopono que se basa en la idea de que todo lo que aparece en nuestra nos da una oportunidad para soltar, limpiar, cambiar o borrar lo que no nos gusta. Me ha costado entender esta filosofía y sigo practicándola pero sin duda la recomiendo. Fue de especial ayuda cuando tuve la amenaza de aborto durante los primeros 4 meses de embarazo y estoy convencida de que mucho tiene que ver el trabajo interno que hice con Ho’oponopono para que haya crecido y evolucionado el bebé que pronto nacerá.

 AURA-SOMA

La descubrí gracias a un tratamiento que me regaló una amiga cuando tuve un aborto espontaneo. Fue un momento muy doloroso y aura-soma fue un destello de luz en mi oscuridad (gracias Arantxi). Se trata de un sistema creado en los años 80 por una mujer que clínicamente estaba ciega, quien de una forma casi mágica desarrolló coloridas mezclas compuestas por diferentes capas de ingredientes naturales: aceites esenciales, minerales, extractos de plantas… La terapia involucra preciosas botellas de colores que al aplicarlas ayudan restaurar, reequilibrar y revitalizar nuestro campo áurico, lo que significa bienestar a todos los niveles. Es complejo de explicar y para entender auro-soma hay que experimentarlo. Volví a probarla en la semana 35 y esta vez en una terapia conjunta con mi hijo con el motivo de ayudarle a integrar mejor los miedos al cambio que ambos sentíamos por la llegada de su hermanito. Gracias a Eva del centro Rixikes, la vibración de ambos sin duda ha cambiado y ¡mucho!

BIODESCODIFICACIÓN

Llevaba años queriendo probar esta terapia en la que hay que indagar mucho sobre los secretos familiares y el árbol genealógico. Tardé más de un año en recopilar información y por fin todo fluyó. Descubrí historias de mi familia que me han ayudado a comprender muchas situaciones sobre ellos y sobre mi. Ha sido un proceso difícil y en parte doloroso pero muy liberador. Todo comenzó a principio del embarazo y con toda esa información acudí a un experto en Biodescodificación. Terminé las sesiones en la semana 37 y después de tantos meses veo como al hacer conciencia del inconsciente familiar y los patrones que se repiten, podemos entender tanto de nuestra vida y modificarla. Sin duda la experiencia me ha servido mucho como mamá, hija y esposa.

 

TIEMPO PARA MI

Con mi primer hijo tuve muchas “celebraciones”, regalos y actividades “pre-bebé”. Con mi segundo embarazo las cosas han sido muy diferentes. La emoción por su llegada para mi es la misma, aunque esta vez me siento más preparada, más consiente y segura. Sin embargo la gente alrededor ya no se vuelca tanto como con el primero y eso, aunque es muy normal hace que la vivencia sea diferente. Como considero que ambos bebés se merecen una gran dedicación, decidí crearme mi propio “baby shower” de varios días con una serie de actividades placenteras para conectar con mi bebé y conmigo misma. Es decir, muchos pequeños caprichos para consentirme: un corte de pelo, masajes pre mamá y en pareja en mi SPA favorito, sesiones de manicure y pedicure, muchas fotos embarazada y la oportunidad de leer o escribir sobre temas que tenía ganas de explorar. Sin duda estos mimos para mi, han sido una terapia maravillosa. Creo que todas las mamás y futuras mamás deberíamos darnos ese pequeño espacio para disfrutar de nuestra feminidad, del embarazo y de lo bonito que es dar vida. GRACIAS!

Comparte en...
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest